Estandarización de desfibriladores para Gales en el Reino Unido

La Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr es la organización de salud más grande del norte de Gales (Reino Unido). Cuenta con un presupuesto de 1,300 millones de libras esterlinas y una plantilla de más de 17,000 personas. La Junta cubre tres hospitales principales: Wrexham, Glan Clwyd y Bangor, además de una gran área geográfica que contiene muchos hospitales comunitarios, que brindan servicios primarios, comunitarios, de salud mental y de cuidados agudos para la población del norte de Gales.

Durante más de siete años, la Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr trabajó para estandarizar sus desfibriladores, con una licitación larga y compleja que solicitaba que un proveedor cumpliera con los requisitos de equipos de toda la región.

Un proyecto de altos estándares y requisitos rigurosos

La escala del proyecto requería un proveedor que pudiera entregar suficientes dispositivos para toda la región. A la vez, la Junta también requería que el proveedor proporcionara tanto desfibriladores automáticos (DEA) como equipos manuales.

Además, existían normas de adquisición específicas para los desfibriladores: los aparatos debían ser extremadamente intuitivos para reducir el riesgo de uso erróneo en situaciones de alta tensión, y los debían ser confiables con requisitos mínimos de mantenimiento.

Solución integral para maximizar la usabilidad

La facilidad de uso es la clave de un desfibrilador, con funciones intuitivas capaces de ahorrar un tiempo crucial en cada intento de reanimación. Estudios han demostrado que cuando un paciente sufre un paro cardíaco, las tasas de éxito de la desfibrilación disminuyen por cada segundo entre la RCP y la descarga del desfibrilador[1]. Cada segundo cuenta, por lo que los desfibriladores Mindray ofrecen un funcionamiento extremadamente intuitivo y un rendimiento potente.

Cuando los criterios cambiaron para reflejar las pautas de reanimación, la Junta advirtió que podría incluir los aparatos de Mindray en su lista de preseleccionados. Después de una serie de pruebas en sus tres sitios principales, la Junta seleccionó a Mindray para estandarizar su provisión de desfibriladores.

“Ha sido una larga búsqueda del producto adecuado, pero con los desfibriladores de Mindray hemos encontrado dispositivos que son extremadamente fáciles de usar y tienen en cuenta los factores humanos que intervienen en un intento de reanimación. Nos gusta especialmente como está marcada claramente la selección de modos en los desfibriladores manuales, que ayuda a los usuarios a manejar fácilmente el aparato en situaciones de alta presión ".

Sarah Bellis, Gerente de Servicios de Reanimación de la Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr

Mindray pudo proporcionar una solución integral para cumplir con los requisitos de la Junta. En el futuro, las funciones de conectividad de los desfibriladores ayudarán a minimizar aún más los riesgos durante las emergencias.

Una combinación de desfibriladores manuales y automáticos

Mindray proporcionó cientos de desfibriladores automáticos BeneHeart D1 Pro AED y desfibriladores manuales BeneHeart D3.

Diseños intuitivos

BeneHeart D3 y D1 obtuvieron los mejores resultados de usabilidad en las pruebas de la Junta.

Conectividad

Los equipos BeneHeart D3 y D6 tienen Wi-Fi y HL7 integrados, lo que facilita el intercambio de datos.

Confiabilidad de los equipos

Las auto pruebas diarias automáticas y las baterías confiables de larga duración garantizan que el dispositivo esté listo para usarse cuando sea necesario, a la vez que se minimiza el trabajo de mantenimiento.

La solución

Un gran paso en beneficio de los pacientes y del personal médico

Con los desfibriladores estandarizados, el Health Board agiliza el proceso de capacitación, lo que mejora aún más la seguridad del paciente. Además, la conectividad incorporada de los dispositivos permite que la Junta cumpla con los futuros objetivos de atención médica digital, incluida la conexión a los expedientes clínicos electrónicos (ECE).

Además, los desfibriladores tienen diseños intuitivos y funciones de fácil accionamiento, que ayudan al personal médico a mitigar el riesgo de retrasos o de errores al utilizarlos. Además, solo se necesitan cinco segundos para que el BeneHeart D3 y D6 puedan aplicar la primer descarga, lo que garantiza una respuesta rápida y eficiente a los paros cardíacos.

Además de ser equipos confiables, el soporte de servicio de Mindray ayuda a garantizar que se cumplan los requisitos de mantenimiento solicitados por la Junta, lo que brinda tranquilidad a sus ingenieros.

“Nuestra principal preocupación como ingenieros es la confiabilidad de los desfibriladores y del soporte, resultado de requisitos de mantenimiento manejables. Los productos y el soporte de Mindray cumplieron todos esos requisitos, lo que nos ayudó a estandarizar nuestros dispositivos con una empresa en la que confiamos”.

Mel Lewis, director de EBME en la Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr

Las pautas del Consejo de Resucitación (Reino Unido) recomiendan estandarizar el equipo de reanimación en los hospitales que ayuden a eliminar cualquier variación en la capacitación y la respuesta, lo que en última instancia mejoren la seguridad del paciente. Mediante esta estandarización de equipos para toda la región de Gales del Norte, la Junta de Salud de la Universidad Betsi Cadwaladr ha dado un gran paso para beneficiar a los pacientes y al personal médico.

Al combinar los tiempos de descarga rápidos y el funcionamiento intuitivo de los desfibriladores Mindray, con soporte y mantenimiento confiables, en este proyecto ha ayudado a la región a brindar un servicio de reanimación integral con dispositivos y soporte en los que pueden confiar.

Referencias:

[1] Edelson DP, Abella BS, Kramer-Johansen J, et al. Effects of compression depth and pre-shock pauses predict defibrillation failure during cardiac arrest. Resuscitation. 2006 Nov;71(2):137-45.

x

Open WeChat and Scan the QR code .Get the Webpage and Share on Moments.